La información: el petróleo del siglo XXI

En estos últimos años, la información se ha convertido en el activo más importante de cualquier empresa. Durante la última década se está dando un importante cambio de paradigma, las empresas más importantes del mundo, están pasando de ser empresas industriales a “gestoras de información”. Este paradigma no aplica únicamente a empresas como Google o Microsoft, sino a empresas de todos los sectores: entidades financieras, retailers, farmacéuticas, etc… empresas donde la generación de sus productos ha pasado a ser una commodity.

Son varios los factores que impulsan este cambio:

  • Transformación de los clientes: Cada vez más digitales, interconectados las 24 horas del día y que exigen una relación cercana y una respuesta más inmediata y personalizada.
  • Nueva tipología de información: nos enfrentamos a una información cada vez más compleja, caracterizada por grandes volúmenes de datos, que provienen de diversas fuentes (tanto internas como externas) y a velocidades que apuntan al tiempo real.
  • Mundo Hiperconectado: Existen más smartphones que ciudadanos en el mundo. El Internet of Things está creciendo a un ritmo vertiginoso, Smartcities, Smarthomes (hogares conectados), auge de los dispositivos wearables, etc…. Se estima que en 2020 habrá 50 mil millones de dispositivos interconectados.
  • Inteligencia Artificial/Machine Learning: Las técnicas de procesamiento del lenguaje natural, de aprendizaje automático han llegado. Sistemas que son capaces de aprender, por si solos, permitiendo extraer conocimiento de los datos.
  • Exigencias regulatorias: La crisis vivida en estos últimos años, está haciendo que los gobiernes controlen y exijan gran cantidad de información, especialmente al sector financiero.

 

Esta transformación está suponiendo importantes cambios en las organizaciones, que deben adaptarse a un nuevo entorno digital, aplicando nuevas tecnologías a productos y servicios, que les permitan llegar de manera eficiente e inteligente a sus clientes.

Los principales cambios en las organizaciones serían:

  • Nuevas Tecnologías: Arquitecturas, herramientas de analítica avanzada, Modelos predictivos, análisis de sentimiento, machine learning, Deep learning), computación en la nube, aplicaciones definidas por Software, etc….
  • Organización: Equipos multidisciplinares alrededor del dato, que fomentan la innovación y creatividad. A la vez que surgen nuevos roles centrados en el gobierno y explotación de la información a lo largo de todo su ciclo de vida: Data Scientist, (Según Harvard, la profesión más sexy de los próximos años) o la nueva figura del Chief Data Officer.
  • Information Gobernance: Generar equipos cross, que impulsen, un gobierno colaborativo, que convierta el dato en un activo en el que se puede confiar y que se puede compartir.
  • Nuevos modelos de negocio: soluciones de monetización de datos que generen valor, economía colaborativa.

Adaptarse a estos cambios no es sencillo, pero quien sepa adaptarse a esta nueva era, quien entienda, qué es lo que necesitan sus clientes y cuando lo necesitan, quien construya una nueva cultura, con información como eje principal (data-driven company), quien sea capaz de estructurar su organización apoyándose en la innovación, colaboración, será aquella organización que presente una clara ventaja competitiva frente sus competidores y se posicione a la cabeza de esta nueva era de la Información.

Site Footer